“Nosotros consideramos que la gente que se está uniendo a Morena para transformar al país lo hace de buena fe, y si han cometido errores, que todos los seres humanos merecemos una nueva oportunidad. Creo que se vale rectificar en la vida y que hay que aceptar a todos, mujeres y hombres de buena voluntad que quieren luchar por un verdadero cambio”.

Así explicó Andrés Manuel López Obrador a principios de 2018, el por qué Morena ha traído a incluido a polémicos personajes, ex miembros de lo que sus simpatizantes llaman “PRIAN” o anteriormente identificados con lo que el líder de izquierda denomina “la mafia del poder”.

Esta como muchas otras decisiones de AMLO ha causado críticas, pero si bien el candidato en repetidas ocasiones ha mencionado que Morena está abierto a todos quienes quieran luchar por un cambio, ayer durante su arranque de campaña en Ciudad Juárez, Chihuahua, el tabasqueño resaltó que en su gobierno “no se admitirá a nadie señalado por enriquecimiento ilícito”.

Si en primera instancia la propuesta nos resulta justa y hasta necesaria, cuando reflexionamos nos queda la duda de, entonces como son parte del equipo del campaña de Morena varios personajes que se distinguen más por su pasado turbio que por sus acciones en beneficio de la ciudadanía.

Y para ejemplo tenemos a Napoleón Gómez Urrutia mejor conocido como “Napito”, acusado de fraude y enriquecimiento ilícito; en 2006, la PGR ordenó su detención por presuntas operaciones con recursos de procedencia ilícita por una cantidad de 55 millones de dólares, los cuales eran propiedad de los trabajadores mineros.

Morena incluyó a Gómez Urrutia en su lista de candidatos al senado por la vía plurinominal, lo que causó fuertes críticas, ya que gracias al fuero que obtendría, en caso de ganar, Urrutia podría regresar a México después de años de exilio en Canadá.

Por su parte, AMLO excusó a Napoleón y lo define como un perseguido político, “Allá está Napoleón Gómez Urrutia en Canadá, en el exilio, porque lo han perseguido, porque no se sometió a los dictados de los que mandan de verdad en la Secretaría del Trabajo, Larrea y otros que se creen los dueños de México”.

 

Compartir

12 COMENTARIOS

  1. el peje nos miente en la cara y ahí vamos todos a creerle, ya no cuentas con mi voto AMLO yo ya no te creo, recuerda que los hechos valen más que las palabras

  2. Suerte Salvador, tienes el cerebro muy débil pq permites que te manipulen o eres un prianista resentido, millones de mexicanos apoyan a AMLO.

  3. Considero buena la entrada a personas al equipo de Morena, de cualquier partido, lo que no considero justo es que entren con la mesa puesta, deben trabajar y demostrar y picar piedra para obtener algun puesto relevante, hay muchos militantes de Morena muy preparados, que han creido en el cambio desde antes de nacer Moren

  4. Viejo hipócrita y convenenciero. Cuando conviene a sus intereses justifica y disculpa, pero implacable para criticar y juzgar a quien no concuerda con sus ideas. Es o no es? Cómo creerle a alguien que tan evidentemente se contradice entre lo que dice y lo que hace. Loco de atar. Creando su propia mafia del poder.

  5. Y Marcelo Ebrard ??? Y en el equipo estan manuel bartlet .” a quien se le.cayo el sistema para que ganara salinas de gortari “” y ricardo monreal .?? Y sheimbaum ?? Mas los que se acumulen en estos dias

  6. Este comentario se me hace ridiculo, antes deberan conocer los antecedentes de Napito, nesecitan informarse más y no regresa pues todas las dependencias de justicia en México son corruptas. La ignorancia nos sigue ganando, solo repetimos lo que que publican la guerra sucia en contra de AMLO.

    • Entonces que el Napo haya sido parte de un enriquecimiento ilegítimo solo lo ves como guerra sucia como AMLO? Caray.. Mexico… dueles por tu gente ignorante!

  7. Y no solo el, Marcelo, Claudia, y tantos otros que son millonarios y quieren reivindicarse en Morena, ok pero que tengan un salario de obrero, haber si siguen con su puesto!!!!!

DEJAR UN COMENTARIO

Por favor, introduzca su comentario!
Por favor, introduzca su nombre aquí